Porque el final, siempre es el principio de algo diferente!

Anécdotas, actividades divertidas y culturales, lecturas motivantes, ideas para aprovechar el tiempo y hasta sugerencias para ganar un dinero adicional utilizando el Internet ahora que estamos jubilados.

El Nopal, una planta sumamente generosa.


Ahora que estamos en septiembre, el mes de las fiestas patrias, quiero hacerle un reconocimiento especial a nuestro generoso NOPAL, que no solo es una planta maravillosa, sino que es un símbolo tan poderoso para México que aparece justo en el medio de la bandera nacional como un elemento importante de nuestro escudo y es un orgullo más de nuestra mexicanidad.

El nopal fue considerado sagrado por los antiguos aztecas, y los mexicanos modernos lo comemos, lo bebemos y hasta lo usamos en medicinas y champús; y por si fuera poco, ahora los científicos han encontrado un nuevo uso para esta versátil planta verde brillante: la producción de energía renovable. 

Este cactus es fácilmente reconocible por sus pencas planas y alargadas que  forma un arbusto espinoso que llega a medir entre 3 y 5 metros de altura, y en el que sobresalen las tunas, una fruta jugosa y deliciosa, y que nos regala la belleza de sus vistosas flores sésiles que pueden llegar a ser de distintos colores, entre rojas, anaranjadas, amarillas o incluso blancas.
Siendo el nopal es una planta muy adaptable a todo tipo de suelos, en México se le cultiva en una escala masiva y consumirla resulta muy económico. Su suave carne interna juega un papel protagonista en infinidad de platillos nacionales tales como: tacos, sopas, ensaladas, mermeladas e incluso dulces.
Creído por algunos que posee poderes curativos, este cactus también se utiliza en medicamentos para la presión arterial, champú anti-pérdida de cabello, cremas para la piel, productos adelgazantes y zumos de dieta.
"Desde antes que llegaran los conquistadores españoles, hemos comido Nopales, es una tradición y parte de nuestra cultura", dijo Israel Vázquez, quien ha cultivado este cactus desde hace más de 20 años en una pequeña parcela en Milpa Alta, un barrio del sur de la Ciudad de México. La espesa capa exterior del cactus, con todas esas espinas, siempre ha sido un producto de desecho - hasta ahora que los investigadores desarrollaron un generador de biogás para convertirlo en electricidad, cosa que me parece una maravillosa noticia, ¿no lo creen así estimados lectores?




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco su comentario, para quienes escribimos en un blog siempre es grato recibir la retroalimentación de quien nos lee. Los comentarios spam serán eliminados.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.